Wednesday, July 2, 2014

Elyad, Gilad y Naftali: repercusiones sobre su asesinato en Israel y en el mundo

Por Rafael Arazi desde Israel

Decenas de miles de israelíes, en su gran mayoría religiosos nacionales,  acompañaron los cuerpos de los tres jóvenes, secuestrados y asesinados por terroristas  palestinos. Cuando comencé a escribir estas líneas, aun no se conocía  el fatal destino  de Gilad, Naftali y  Elyad, los tres seminaristas de la Yeshivá  de  Gush Etzion, situada entre Jerusalem y la ciudad palestina de Hebrón, en la Ribera Occidental. 
Ahora, con un profundo dolor que ha sacudido a toda la opinión pública israelí, a dieciocho días del secuestro, Tzahal informó haber encontrado sus cuerpos enterrados a muy corta distancia del lugar de donde fueran secuestrados. Además, la policía dio a conocer la grabación de un llamado al número 100 de emergencias, en la cual se escucha el  susurro de Gilad, diciendo que fue secuestrado. Seguidamente se escucha un grito que le ordena bajar su cabeza y luego,  se oyen disparos de un arma con silenciador. Lamentablemente, el policía que  recibiera el llamado, no alcanzó a entender las palabras del joven secuestrado ni a captar de que se trataba, pues  la radio del coche estaba prendida a alta voz y se escuchaba un programa en hebreo. Sólo cinco horas después de ese llamado y ante la denuncia de uno de los padres sobre  la desaparición de su hijo, se alertaron todos los servicios de seguridad. 

Ahora se deduce que los secuestradores, temerosos por el llamado telefónico, acribillaron a los tres jóvenes israelíes, los enterraron rápidamente y se dieron a la fuga.  Esta última semana justamente, los servicios de inteligencia del ejército habían  publicado las fotografías y los nombres de dos palestinos, los que según se cree son los responsables del asesinato. Ambos han desaparecido de  sus hogares desde el mismo día del secuestro. Ambos cuentan con un historial de militancia en las filas de Hamas y de haber cometido actos de violencia, por los cuales fueron encarcelados en diversas oportunidades. Tzahal y las fuerzas especiales de seguridad “peinaron” literalmente, regiones enteras de Judea y Samaria. Se activaron  innumerables fuentes de información, se utilizaron  los equipos electrónicos más sofisticados y se contó además, con la activa cooperación de las fuerzas de seguridad palestinas. Al respecto,  Mahmud Abbas presidente de la Autoridad Palestina, había  hecho varios llamados  exigiendo  la liberación de los tres jóvenes israelíes, ante foros diplomáticos árabes y ante los medios de información. Ante una atónita  e irritada población palestina, Abbas ha tratado de explicar que este tipo de actos violentos contra la población civil israelí y en especial  contra tres estudiantes, atentan  contra los intereses del pueblo palestino, que lucha por lograr el reconocimiento internacional de un estado palestino independiente. Hasta ahora, Netanyahu se ha abstenido de agradecer esa valiente e inteligente posición de Abbas, exigiéndole  que rompa los acuerdos  recientemente firmados  con  Hamas,  para la formación de un gobierno de unificación nacional.  En cambio, el presidente Shimón Peres lo ha aplaudido, afirmando que no ha habido hasta la fecha,  un interlocutor  palestino de la talla de Abbas, para negociar la paz. Abbas está llevando a cabo una campaña internacional para mejorar la imagen  palestina ante el mundo. El vocero oficial de Tzahal, ha informado que desde  2013 y en  lo que va del presente año, se han frustrado casi 50 intentos de secuestro de soldados israelíes en las carreteras de Israel. La  política de todos los gobiernos de Israel, ha sido la de negociar siempre el regreso de sus ciudadanos. Militares o civiles, vivos o muertos, los ha canjeado  por cientos de palestinos, encarcelados en Israel por actos de terror.  Esa norma se ha convertido en valor supremo de la sociedad israelí. Nunca se ha abandonado a nadie en manos del enemigo. Ahora hay quienes afirman que esta política,  sólo ha servido para envalentonar aun más a los palestinos, que intentan el secuestro como arma efectiva de  lucha. Pensar que hace sólo una semana, las tres madres viajaron a Ginebra,  Suiza, para presentarse ante la Comisión de DDHH de la ONU. Fueron a reclamar el apoyo de ese organismo, para la liberación de sus hijos, sanos y salvos. Acto insólito por el hecho que desde hace ya tiempo, Israel y  EEUU, evitan su participación en  las sesiones del mismo. La mayoría de los 47 países allí representados, tienen una posición anti israelí a priori y votan automáticamente  en su contra, sin importar  el tema que se trate. Según datos de la  ONU,  cada año mueren  decenas de miles de musulmanes  en guerras  intestinas en Asia y África, o en sus luchas contra los “infieles”. A pesar de  todos los actos de guerra y exterminio que ocurren a diario en el mundo,  Israel se ha hecho acreedor a más de dos tercios del total de  las condenas de ese organismo. A todas vistas, la presencia  de las madres allí,  fue intrascendente.  Las madres enviaron  además,  una carta al Secretario General de la ONU, solicitando su intervención. Ahora, el Consejo de Seguridad del organismo, ha condenado el terrible asesinato.  Tres días antes del doloroso hallazgo, una masa multitudinaria  de israelíes  se congrego en la Plaza Rabin de Tel Aviv,  para solidarizarse con las angustiadas familias de los secuestrados y rezo junto a ellos, por el regreso con vida de los tres jóvenes. Durante  el rastreo de los secuestrados, han sido detenidos casi 500 activistas del movimiento Hamas en Judea y Samaria. Se han confiscado bienes del movimiento, armas y explosivos. Entre los detenidos, se encuentran  53 terroristas de  Hamas, que fueran  liberados en el canje por el soldado Shalit, tres años atrás. Uno de ellos, ha sido encontrado responsable del asesinato de un alto jefe policial israelí,  cuando hace tres meses viajaba  con su familia, a festejar el  Seder de Pesaj. Durante estas  últimas tres semanas, fueron lanzados más de 80 misiles a territorio israelí, desde la Franja de Gaza controlada por Hamas. Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas. Sí, daños materiales. Abbas, no ha tomado responsabilidad por ellos, ni lo ha condenado, a pesar de ser ahora el presidente de todos los  palestinos. Lo que demuestra su impotencia frente a Hamas.  Israel, como ya es rutina, ha hecho uso de su fuerza aérea, para destruir posiciones lanza cohetes e instalaciones militares en la Franja de Gaza o eliminando discrecionalmente  desde el aire, a  los involucrados en los lanzamientos.  

El gabinete de seguridad,  se ha reunido en dos ocasiones en los últimos días, dejando traslucir serias diferencias entre los ministros que lo componen, acerca de las medidas a tomar. Es de esperar que se actúe con la mayor calma y prudencia y responsabilidad posibles.  Nunca es recomendable actuar con la cabeza caliente y los nervios crispados. Aunque la pérdida sea irreparable y el dolor muy  intenso, la sed de venganza no puede ser la base de un plan de acción de ningún gobierno. Netanyahu exige de Abbas de manera inmediata, romper sus lazos con Hamas y que cancele los salarios mensuales que les paga a las familias de  los asesinos palestinos,  presos en las cárceles de Israel.  La frontera sirio-israelí en el Golán,  también se ha visto seriamente perturbada la semana anterior. 
Un obús disparado por fuerzas sirias,  costó la vida de un joven israelí de 15 años y causó heridas a su padre y a otras dos personas más, que  trabajaban cerca de la frontera. La respuesta israelí fue dura y  contundente, destruyendo  posiciones militares del ejército sirio. Al vocero oficial sirio le llevó tres días, reconocer la represalia  israelí, pero no  explicó sus causas. Sólo  aseguró que la venganza llegará en el momento y lugar en que el gobierno sirio lo decida.   


No comments:

Post a Comment